Hace 35 años, FRITSCH fue la primera empresa del sector que lanzó al mercado una revolucionaria alternativa a la transformada convencional: la difracción láser con haz convergente

Mediante la disposición de la lente de Fourier delante de la célula de medición, esta es atravesada por un haz láser convergente. La luz dispersada se concentra directamente en el detector sin otros elementos ópticos.

Mediante la desplazabilidad de la célula de medición entre la lente de Fourier y el detector (patentada por FRITSCH), el campo angular analizado y con ello el rango de tamaño de partícula registrado se pueden adaptar a las exigencias del sistema.